martes, 11 de noviembre de 2008

Un tipo genial



Hace 15 años que este prodigio de los fogones, se puso manos a la obra como dice él, reinventando la cocina mediterránea. Toda una hazaña si estamos hablando de un alemán de la Selva Negra (Schwarzwald). Descubrí a Bernd Knöller hace ya 10 años por la menos de la mano de El Club del Vino pero sobretodo gracias al buen gusto y los consejos del amigo Fernando (ahora exiliado en Toledo). Por aquellas fechas el teutón regentaba un restaurante altamente recomendable (lo sigue siendo aunque no esté él al mando): 'El Angel Azul'. Era un placer pasar aquellas noches de vinos y platos rodeados de señores etiquetados (el resto de los comensales) que se asombraban de ver como el dicharachero 'chef' departía más tiempo con un melenudo ataviado con camisetas de Los Simpson o de Triki (el monstruo de las galletas) y un servidor (otro greñas). El valiente de Bernd arriesgó poco después y abandonó su obra para trasladarse a un nuevo local, en la misma calle (Conde Altea), siempre acompañado de su fiel sumiller Paquita, al que bautizó con el nombre de 'Riff' porque según él quería que fuera como un riff de guitarra, imprevisible, para simbolizar la ruptura con la línea clásica de su anterior establecimiento. Lo consiguió y hoy sigue siendo para mí uno de los mejores restaurantes de Valencia, donde un alemán 'loco' y su internacional equipo te cocinan lo mismo un arroz negro (sin tinta) como te sirve un plato de conejo ecológico de una granja perdida del Maestrat y adobado con unas hierbas de la Serra de Mariola.

Hoy, a pesar de la crisis, hemos vuelto al Riff, porque Bernd, para celebrar sus 15 años ha preparado unas espléndidas jornadas gastronómicas donde ha dejado el protagonismo a otros amigos 'chefs'. Este mediodía le tocaba el turno a Andrés Madrigal, alma mater de 'El Alboroque' de Madrid (restaurante revelación del 2008) y allí nos hemos plantado moi, la Sra, el hereu y otro gastrónomo consagrado, el Sr Ramada. En una de las mesas próximas, como de costumbre en solitario, el crítico Antonio Vergara, autor del reconocido anuario de la gastronomía valenciana. El menú ha sido curioso y aunque todo estaba muy bueno no nos ha parecido excepcional, aún así, ha valido y mucho la pena. Aquí os lo reproduzco:


Para regar las panzas, un cava Elisabeth Raventós. El precio.... como dice un dicho valenciano:
'Els diners i els collons, pa les ocasions' o como diría el amigo Fary y siempre me recuerda el brother Sergio: 'El dinero hay que gastarlo con mucho ji ji, con mucho ja ja'. Bon profit!













PD: El post de hoy, por cierto el número 100, está dedicado a una entrañable película con excelente banda sonora de Mark Knopfler: 'Local Hero'.

4 comentarios:

Totón dijo...

Enhorabuena por tu centenar de publicaciones !! y abogo por una cenita en ese garito... me han brotado litros y litros de saliva encima del teclado.

Anónimo dijo...

Lo mejor del menu, el falso risotto....el problema, una miniración que no me llegó ni al primer queixalet, tu!!!!...gràcies rebonico por paliar la crisis de esta manera!!

Armando dijo...

Vivís mejor que un cura capao!
Por cierto, qué pinta la foto de Burt Lancaster en la entrada del blog!
B&B

Anónimo dijo...

¡A las penas puñalaas! ¡pero al hambre...que solo he comido fruta!. Tenías que haber puesto una señal:

¡peligro piso deslizante!
(por la salivación que produce).

Felicidades escriba.

Buscandoapaulovparadarleestopa68